Dilatador anal

Tradicionalmente, se ha asociado el sexo anal únicamente a las parejas gais. Pero lo cierto es que esta práctica se lleva realizando desde las civilizaciones más antiguas y es una de las más placenteras. Así que es momento de quitarnos ya el estigma.

Productos Relacionados

Mostrando 1-20 del36 productos

Tradicionalmente, se ha asociado el sexo anal únicamente a las parejas gais. Pero lo cierto es que esta práctica se lleva realizando desde las civilizaciones más antiguas y es una de las más placenteras. Así que es momento de quitarnos ya el estigma.

 

Uno de los juguetes sexuales más eficientes para poder tener sexo anal seguro y cómodo es el dilatador anal y desde Zensual queremos explicártelo todo sobre él.

¿Para qué sirve un dilatador anal?

Los dilatadores anales son un conjunto de juguetes sexuales con formas determinadas y que van aumentando poco a poco su tamaño. De este modo, el ano puede ir familiarizándose poco a poco con el tamaño de apertura que se requiere y se consiguen relaciones sexuales anales mucho más placenteras y con menos dolor.

 

Al usar el dilatador, lo que se está haciendo es estirar levemente los esfínteres anales y acostumbrar a la sensación de ser penetrado. De esta manera, se conseguirá que cada vez sea más placentero el sexo anal. 

 

Existen diferentes tipos de herramientas para dilatar el ano y muchas de ellas acostumbran a ir en packs, para poder subir el nivel cuando el orificio esté preparado: bolas chinas anales, geles dilatadores, vibradores, plugs, etc.

 

Además, estos dilatadores ayudarán a que los músculos de la zona anal se relajen de manera progresiva. Así, se podrá disfrutar mucho más de la penetración, que será mucho más fácil, relajada y natural.

Instrucciones y consejos para usar un dilatador anal

Como hemos mencionado anteriormente, los dilatadores anales suelen venir en un kit con varias medidas. El primer nivel que encontrarás es un pequeño tapón que te servirá para iniciarte en el mundo del sexo anal y a partir de allí tendrás una extensa gama para ir subiendo el nivel de la dilatación. 

 

Finalmente, el kit terminará con un tapón bastante grande, para que elijas hasta dónde quieres que llegue tu dilatación. Cada una de las herramientas, además, se vuelve un poco más extensa dependiendo de la profundidad del ano en el que la utilices. 

 

Es aconsejable solamente pasar al siguiente dilatador cuando te sientas realmente cómodo con el anterior y no sientas dolor al usarlo. Es un proceso lento en el que se debe ser bastante constante, así que no pretendas tener sexo anal cómodamente en una semana, sino que deberás trabajar durante un tiempo para conseguirlo.

 

Estos son los 5 pasos que deberás seguir cuando quieras comenzar a usar un dilatador anal. Síguelos para tener una experiencia sexual sana y libre de dolor.

1- Límpiate bien antes de comenzar

Cuando comienzas a experimentar con el sexo anal, ya seas hombre o mujer, te vienen muchas preguntas a la mente y la mayoría de ellas son en relación con las heces. 

 

Pero no te preocupes, es muy difícil que tengas un accidente en tus sábanas, a no ser que hayas comido una exagerada cantidad de comida grasienta unas horas atrás, así que puedes estar tranquilo. De hecho, es muy difícil encontrar heces mientras estés haciendo suavemente el juego recomendado para dilatar el ano.

 

Las heces se encuentran almacenadas en la parte superior del recto, a una altura a la que no llegan los juguetes sexuales. Por lo tanto, la limpieza interna a través de lavativas o peras de agua a presión ya forma parte del pasado. 

 

Simplemente, tomate una buena ducha y aplica un poco de jabón, cuidadoso con tu piel, en la zona exterior del ano. Fregar demasiado o limpiarse en exceso podrían hacer que la zona se irritara, por dentro o por fuera, y que la práctica anal fuera dolorosa.

2- Lubrica bien el dilatador

Esta es la regla por excelencia que debes aprender antes de comenzar a usar los dilatadores anales. ¡Necesitarás lubricante, más lubricante y otra vez lubricante!

 

En primer lugar, debes crear una atmósfera en la que te sientas cómodo, como cuando comienzas a practicar cualquier tipo de juego sexual. Solamente debes hacerla si realmente quieres hacerla y si te sientes cómodo en ese mismo momento. 

 

Como necesitarás bastante lubricante, es recomendable que antes de comenzar puedas extender una toalla debajo de ti para no manchar las sábanas. Los lubricantes de aceite y de coco pueden funcionar bien para tener prácticas de sexo anal, aunque el más recomendado por su durabilidad es el lubricante a base de agua.

 

Elige un sitio cómodo en el que puedas tumbarte por completo y tengas suficiente espacio para estar relajado y disfrutar de la experiencia. Es recomendable que la posición inicial en la que comiences a utilizar el dilatador anal sea acostado de lado y con las rodillas contra el pecho. 

 

De este modo facilitarás la inserción del dilatador en el recto, porque permite que los músculos rectales se relajen y que los glúteos se extiendan naturalmente para facilitar el acceso al orificio B.

3- Relájate y empieza a insertar

Mantén una respiración relajada y constante que te ayudará a que todos tus músculos se relajen. Una vez sientas que tu cuerpo está completamente relajado podrás comenzar con la inserción. No lo hagas antes, ya que podrías llegar a lastimar algún músculo de tu suelo pélvico.

 

Recuerda que solamente tú eres quien debe decidir hasta dónde quieres llegar, así que siempre tienes la opción de detenerte y volverlo a intentar en otro momento.

 

Para comenzar debes coger el dilatador más pequeño e insertar solamente la punta en tu ano. Esta zona del inicio del ano está llena de terminaciones nerviosas que pueden producirte mucho placer, así que siéntete cómodo de mezclar tu práctica con un masaje en la vagina o el pene para estar todavía más relajado y descubrir sensaciones nuevas.

4- Comienza a empujar

Quédate solamente con la punta hasta que te sientas cómodo para seguir empujando. Quizás el primer día solamente la punta del dilatador más pequeño ya es suficiente y puedes seguir avanzando en otro momento. 

 

Cuando te sientas cómodo para continuar deberás comenzar a presionar el dilatador hacia el interior del recto. Es normal si en este momento te llegan muchas sensaciones a la vez. 

 

El sexo anal es bastante diferente a cualquier otra práctica sexual, como el sexo vaginal o la masturbación. Por eso puede llevar un tiempo acostumbrarse, pero debes abrazar y aceptar las sensaciones que aparezcan en tu cuerpo y en tu mente.

 

Algunas personas sienten placer desde la primera vez que introducen un dilatador anal por su recto, en cambio, para otras el proceso de tener placer les llevará un tiempo de práctica. Ahora es momento de escuchar lo que tu cuerpo necesita: quedarte superficial, seguir profundizando, pasar al dilatador de siguiente nivel, etc.

 

Es recomendable pasar a un dilatador de tamaño superior solamente cuando estés completamente cómodo con el anterior. Porque obligar a tu cuerpo a sentir dolor es una práctica que puede hacer que, cada vez, los encuentros sexuales sean menos placenteros. Además, si tu cuerpo no está preparado, podrías llegar a hacerte daño en los tejidos del recto.

5- Usa la temperatura a tu favor

Calienta un poco tu dilatador con agua tibia, para que este suba su temperatura. Podrás hacerlo con cualquier tipo de juguete sexual, pero funciona mucho mejor con los de vidrio. También puedes usar algún tipo de lubricante a base de agua que tenga efecto calor y que haga que la temperatura de tu ano suba.

 

La temperatura ligeramente más alta ayudará a que tus glúteos se relajen, facilitando el camino para que el dilatador anal entre en el recto. Además, el calor ayuda a que los vasos sanguíneos estén más dilatados, lo que significa que cada una de las terminaciones nerviosas estará mucho más sensible, provocando un mayor placer sexual.

 

Si prefieres, puedes probarlo con frío, para experimentar las sensaciones que te provocan las bajas temperaturas. 

Compra dilatadores anales de alta calidad en Zensual

Zensual es una tienda online de objetos eróticos en la que trabajamos solamente con las marcas más reconocidas para ofrecer a nuestros clientes todas las facilidades para tener unos encuentros sexuales placenteros. 

 

Los juguetes eróticos, la cosmética, la lencería, etc. puede ayudar a avivar la llama de una pareja y hacer que ambas personas lleguen a orgasmos mucho más intensos y duraderos. Creemos en la importancia que tiene el sexo en nuestro día a día y por eso ofrecemos juguetes sexuales para todo tipo de parejas y para cuando estés solo.

 

Los juguetes anales son unos de los más vendidos actualmente, porque cada vez son más las personas que quieren comenzar a probar esta práctica tan placentera y que ha estado estigmatizada durante tanto tiempo. En nuestra página web encontrarás una amplia gama de productos para comprar dilatador anal.

 

Además, también podrás encontrar los mejores lubricantes con base de agua, aceite y coco, que son imprescindibles para cualquier práctica anal. Solamente trabajamos con productos de alta calidad y que son cuidadosos con la piel, porque para nosotros es muy importante que te sientas cómodo en cada encuentro sexual, ¡para que puedas disfrutarlo al máximo!

 

Ahora ya sabes qué es un dilatador anal, cómo se usa y dónde puedes comprarlo. Echa un vistazo a nuestra tienda online de Zensual y déjate llevar por la imaginación, para experimentar sensaciones que nunca antes habías vivido.

Product added to wishlist